Follow by Email

lunes, 18 de abril de 2011

Criterios dramatúrgicos


Estimado(a) lector(a):
Te escribo estas líneas para compartir en esta ocasión ciertas reflexiones acerca de los criterios de búsqueda dramaturgicos que intentamos abordar con dicho espectáculo.
A la espera de tus siempre interesantes comentarios, te saluda atento.
Pablo
Trabajamos sobre la consigna de llegar a representar un melodrama clásico partiendo de respetar sus reglas básicas cuyo esquema está fundamentado en: Una pareja imposible más un villano o villana, formando así el triangulo amoroso. La coincidencia abusiva o el exceso de coincidencias, que el melodrama no necesariamente es realista y puede crear sus propias reglas para conmover (este fue uno de los disparadores que mas nos motivo para profundizar sobre esta indagación). El hecho de ser un género popular que en su inicio no tenía complejidades también nos incitó a repensar el género desde hoy, partiendo de que el punto central es villano o villana, dado que la principal emoción del melodrama es el miedo. A veces se mal entiende y se parte desde el amor, cuando el amor tiene que ver con el esquema o estructura dramaturgica.
Trabajamos sobre la hipótesis del villano como hijo del diablo y el bueno como víctima cristiana, allí es donde aparece la auto compasión como identificación.
Definimos con estos conceptos una estructura para luego montarle el mundo a partir de improvisaciones con objetivos y acciones claras y precisas a concretar.
Para ello también trabajamos sobre un esquema muy simple de acción presentando personajes, amor, problemas (villana activa) y desenlace de melodrama pesimista – romántico cuyo ley motive es “La justicia no existe, en este mundo ganan los malos”.
Pensamos también en que el esquema del melodrama tiene algo de irracional, cuya lógica está subordinada a lo que se quiere decir.
Otras características tenidas en cuenta a la hora de escribir fueron: pretensión poética en el lenguaje, mucho de tiempo presente, el tema de lo siniestro, el melodrama no relativiza, declinamos absolutamente el uso de la parodia y es en definitiva una obra que cierra todo que abre.
Finalmente algunas de las particularidades que tomamos a la hora de escribir los personajes y para que los actores compongan son: La mujer es pasiva, linda, pobre. El varón es perseverante, trabajador, la respeta, no es violento en absoluto y la villana es rencorosa, viciosa y rica.

No hay comentarios:

Publicar un comentario